Somos un colectivo artístico hackfeminista que comenzó de manera transfronteriza entre México y Argentina a principios del 2014. Nos encontraron las grietas, las preguntas, la curiosidad y las ganas por hackear paisajes para sostenernos. Después de meses de desvelos sin fin, complicidades, investigaciones y pantallas, decidimos un lugar común para resonar. Ahora mismo habitamos Internet y distintas interfaces de México. Nuestros proyectos buscan provocar redes fuertes entre ciberfeminismos, tecnologías, autodefensas y cuidados colectivos digitales, hacking, arte y cultura libre.

+ bits sobre nosotr*s

Complicidades afectivo-generativas, artimañas performáticas y ecosistemas de cultura libre

Queremos germinar ecosistemas de experimentación micropolítica que cuestionen, dialoguen y subviertan las maneras en que nos relacionamos y organizamos: cómo nos comunicamos, por qué hacemos redes, de qué formas habitamos las tecnologías y cómo construimos sentidos, conocimientos y afectos.

Transitamos en busca de provocaciones de complicidad que nos impulsen a conspirar: (re)programar(nos en) códigos mutables, detonar sinergias, viralizar el sentido de comunidad desde las acciones cotidianas.

Estamos convencidxs: no tenemos que ser expertxs para destripar máquinas y reapropiarnos de las tecnologías y sus infraestructuras. Necesitamos habitats para permearnos, contagiar proyectos y transparentar los procesos de aprendizaje colectivo. Subrayamos la importancia de reaprender y comunicar experiencias de largo aliento en procesos de autogestión, autonomía y comunidad.

 


Foto: Liliana Zaragoza Cano